mardi 17 avril 2018


El Doctor Wenceslao Mansogo Alo participa en Ginebra en el Geneva Health Forum (GHF), en representación del Centro Médico “Espoir” de Bata.

Por invitación de los Hospitales Universitarios de Ginebra (HUG), el Doctor Wenceslao Mansogo Alo ha participado en los trabajos de la 7ª edición del Geneva Health Forum (Foro de la Salud de Ginebra), que se desarrolló en Ginebra, Suiza, del 10 al 12 de abril de 2018, en representación del Centro Médico “Espoir” que dirige en Bata.





¿Qué es el Geneva Health Forum?
El Geneva Health Forum (GHF), es el acontecimiento faro de la salud global en Suiza.  Creado en 2006 por los Hospitales Universitarios de Ginebra y la Facultad de Medicina de la Universidad de Ginebra, el GHF reúne cada dos años en primavera, en asociación con organizaciones suizas e internacionales comprometidas con la salud global, a actores de todos los sectores: universitarios y científicos suizos e internacionales de renombre, médicos y sanitarios de todo el mundo, especialistas en ciencias clínicas y virología, actores sanitarios de terreno en cuidados de salud, responsables políticos, diplomáticos, representantes de inversores, inventores, especialistas y expertos en nuevas tecnologías, en informática y en epidemiología digital, miembros de la sociedad civil y profesionales del sector privado; pero también especialistas en cuestiones éticas, de derecho, de políticas públicas, gobernabilidad y de economía. El GHF se ha convertido actualmente en uno de los mayores acontecimientos de salud global en Europa.

El GHF, creado para conectar a los responsables de políticas públicas con los científicos y los actores de terreno, aborda cuestiones de salud según un enfoque integral y global. El GHF favorece y nutre, de esta manera, discusiones que estimulan los grandes desafíos de salud del momento. El GHF representa una plataforma única para poner de relieve los avances internacionales, las acciones humanitarias y el compromiso con las soluciones propuestas por los participantes en materia de salud. Da la palabra, ante todo, a aquellos que se encuentran en el frente de la lucha por una salud global.
El GHF se desarrolla en la Ginebra internacional. La Ginebra internacional es un microcosmos único que reúne a organizaciones internacionales activas en salud global (OMS, ONUSIDA, UNITAID, CICR), a ONG (como Médicos sin Fronteras), a misiones permanentes de más de 140 países ante la ONU, a socios públicos y privados como el Fondo Mundial de lucha contra el VIH, el paludismo y la tuberculosis, la Alianza de la vacuna-GAVI, FIND, la DNDi, fundaciones filantrópicas y compañías privadas. No existe en el mundo entero ninguna otra ciudad que reúna en mayo de cada año, durante dos semanas, a los ministros de Sanidad  de los Estados miembros de la OMS y sus delegaciones con ocasión de la Asamblea mundial de la salud, para debatir y tomar decisiones de políticas de salud a escala planetaria. Y ninguna otra ciudad en el mundo concentra a tantos organismos, corporaciones, instituciones, calificaciones y competencias en materia de salud global. A este título, Ginebra es la capital mundial de la salud. El GHF ofrece, pues, este terreno privilegiado y neutro favorecedor de intercambios entre los que toman decisiones políticas, los profesionales de terreno, los académicos y el sector privado.
Cada una de las ediciones del GHF desarrolla una temática propia para estimular y ampliar su audiencia. Esta 7ª edición 2018 se ha desarrollado bajo el tema de la “Salud global de precisión en la era digital.
 
Salud global de precisión en la era digital: ¿de qué se trata exactamente?
La salud global de precisión en la era digital es una estrategia disruptiva y transformativa cuyo objetivo es proporcionar las intervenciones de prevención adecuadas y los mejores cuidados de salud en el buen momento y a los buenos segmentos de la población.
Dicho de otra manera, en lugar de empolvar una ayuda al desarrollo basada en un enfoque de “talla única” (idéntica para todos) en una perspectiva de salud global, este enfoque de salud utiliza innovaciones y tecnologías digitales de punta para mejor documentar las intervenciones y adaptarlas a las necesidades de salud de las poblaciones.
El carácter interdisciplinario de los participantes en el GHF lo convierte en una conferencia excepcional por su localización en el corazón de la Ginebra internacional, en el epicentro de la salud mundial, reuniendo a las mejores competencias académicas suizas e internacionales en materia de salud global.

Participación del Doctor Mansogo: Workshop 03
El Doctor Wenceslao Mansogo Alo intervino presentado su experiencia de terreno y las condiciones de atención a sus pacientes, juntamente con otros profesionales africanos, en el tercer taller (Workshop 03). En este taller, el objetivo era llegar a definir una estrategia que permita diagnosticar las principales patologías ginecológicas en un solo día y a precio accesible en un Hospital de Distrito en África.
 
Contexto del taller :
Las patologías ginecológicas aparecen cada vez más como como causa importante de morbilidad y de mortalidad en África. Se trata principalmente del cáncer del cuello uterino (ligado a la infección por Papilloma virus humano, HPV), de la esquistosomiasis (o bilharziosis) genital femenina y las infecciones de transmisión sexual (sífilis, gonorrea, clamidiasis, etc.).
Actualmente, el diagnóstico se basa a menudo únicamente en el interrogatorio y el examen clínico de la paciente. Faltan herramientas diagnósticas fiables y accesibles que permitan esclarecer estas situaciones problemáticas, abordarlas con certeza y aplicarles el correspondiente y adecuado tratamiento.
Las mujeres, que son las más afectadas por estas patologías, viven en medio rural donde el acceso a las estructuras de salud es difícil.
La estrategia consistiría en poder realizar todas estas pruebas el mismo día de la consulta en el hospital o centro de salud y disponer de un diagnóstico rápido y preciso para tratar directamente a estas personas, y sus parejas, sin exponerse a perderlas de vista.
El trabajo de los fabricantes de pruebas de diagnóstico, de los inversores y de los principales responsables de salud global consistirá a partir de ahora en poner a disposición de los agentes de terreno las nuevas herramientas diseñadas en este taller. El Doctor Mansogo posiblemente integre alguno de los grupos de investigación establecidos sobre el terreno.

vendredi 6 avril 2018

“¿Para qué retornan a su país los cuadros y profesionales de Guinea Ecuatorial formados en el extranjero?”. 

Por Wenceslao Mansogo Aló.

 29/04/2017

El régimen de Obiang promueve la ignorancia y alienta la fuga de cerebros.

Un país forma a sus ciudadanos fundamentalmente para promover su desarrollo. Cuando se desarrolla la política educativa nacional, cuando se crean escuelas, centros de formación, universidades, etc., es para que la gente adquiera conocimientos y competencias, y contribuya al desarrollo sus sociedades, en un mundo en constante evolución y de concurrencia cada vez más ruda. Formar a un universitario supone una gran inversión, que se capitalizará aprovechando los conocimientos adquiridos en provecho de la nación. La gente formada es un importante capital para el desarrollo.

Sin embargo, la experiencia de Guinea Ecuatorial, para los que hemos decidido retornar después de nuestros estudios en el extranjero, nos demuestra que esta no es la visión del señor Obiang Nguema, amo absoluto del país desde que desalojara a su tío Macías Nguema mediante golpe de estado en 1979. A Obiang no le gusta la gente formada. Ni la educación. Y lo demuestra. La educación y las personas formadas representan un peligro permanente para su permanencia en el poder. Se acompleja ante ellas. Si pudiera exterminar sin dejar huella a todos aquellos a los que considera intelectuales, lo habría hecho sin el menor miramiento. Desde que accedió al poder hace 38 años, no ha construido ni un solo centro de enseñanza secundaria en Malabo ni Bata, las dos principales ciudades del país. Las consecuencias son inequívocas en los resultados de la Prueba Nacional de Selectividad. Por el contrario, ha construido o profundamente rehabilitado más de veinte cuarteles militares en ambas ciudades. Y va pretendiendo irónicamente por ahí que “más vale un pueblo culto que uno rico” mientras él mismo, su esposa, su suegra, sus innumerables hijos, sus cuñados y sus familiares próximos, dilapidan sin el menor escrúpulo toda la riqueza de este país en el que actúan como dueños incuestionables.

Hasta hace poco no había universidad en Guinea Ecuatorial. Y todos los estudiantes que terminaban el ciclo secundario aspiraban a obtener una beca para estudiar en el extranjero. Desde que se ha creado en 1995 la Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial, a imagen y semejanza de Obiang Nguema, no ha cambiado gran cosa. Los estudiantes siguen queriendo y prefiriendo ir al extranjero, pues el nivel y la calidad de la formación que ofrece nuestra universidad quedan muy por debajo de los estándares internacionales. El reclutamiento de los enseñantes obedece prioritariamente a criterios de fidelidad ideológica. No se admite como profesores a los “opositores” y asimilados, por más brillantes y competentes que sean. Inversamente, personas de dudosa formación son reclutadas como profesores universitarios con tal de mostrar o expresar simpatía por el partido político gobernante.
Pero no es cómodo hablar de estas cosas. Porque generalmente, cuando, fuera de nuestras fronteras, uno cuenta lo que sucede aquí dentro, el interlocutor se le queda mirando como tomándole por un exagerado. ¿Cómo hacerle entender que no solo no es exagerado sino que, además, la realidad puede y suele ser mucho más cruda?

Alfredo Okenve y Enrique Asumu fueron detenidos el 17/04/2017 porque hacen lo que consideran oportuno para su país; fueron detenidos porque se dedican a una actividad que, para los que dirigen el país, va a contracorriente de la voluntad del régimen: dirigir una ONG sin el necesario control o la anuencia del Gobierno. Y tanto más cuanto que la actividad de dicha ONG tiene que ver con los derechos humanos.

Ambos se formaron en el extranjero y regresaron entusiasmados a su país para contribuir en su desarrollo. Hoy les toca a ellos pagar por su preferencia nacional. Ayer fueron otros. Mañana, sin ninguna duda, hablaremos de otros mientras perdure la dictadura.

Alfredo Okenve es licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad Complutense de Madrid. Regresó a su país en septiembre de 2001 para aportar los conocimientos que ya poseía. Era su contribución al desarrollo de Guinea Ecuatorial. Ejerció como profesor en eso que llamamos Universidad Nacional, antes de que lo echasen porque no quería dejarse someter ni doblegar por la voluntad del régimen que dirige el país. Después de vivir muchas vicisitudes y exclusiones, pasó a ocuparse exclusivamente de la ONG que había creado: el Centro de Estudios e Iniciativas para el Desarrollo (CEID). Desde su creación, CEID está en el punto de mira del régimen como organización “non grata”, a perseguir y abatir.

Enrique Asumu es médico; se formó en la Unión Soviética y, como Alfredo, también regresó a su país para contribuir con sus conocimientos en la salvación de las numerosas vidas que caen a diario como moscas en nuestro país. Como moscas. Es alucinante la cantidad de personas que mueren cada día en las ciudades y poblados de Guinea Ecuatorial “por largas enfermedades que venían padeciendo”, según la fórmula consagrada. Enrique Asumu fue destinado al Hospital General de Bata, la ciudad más grande del país, pero las condiciones de ejercicio, de remuneración y de vida resultaron tan deplorables que una actividad privada suplementaria se le impuso. Enrique es asimismo el Presidente de CEID. El percance vivido ahora ha supuesto una dura prueba para él, porque su salud, muy precaria, comporta un alto riesgo de degradación en circunstancias adversas.
No hay razón lógica que explique la detención de estas dos personas. Pero así actúa el régimen de Obiang Nguema, ejemplo extremo de dirigente arbitrario, cuando persigue a alguien. Y sin haberles ofrecido tal explicación racional, les exigen dos millones de Francos CFA (>3.000 €) de multa a cada uno de ellos para que los dejen libres. Multa, ¿por qué?

La historia de Alfredo y Enrique se parece mucho a la mía propia. Después de graduarme en Medicina y ejercer cierto tiempo en Francia, regresé a Guinea Ecuatorial en noviembre de 1994, con este ánimo de ser por fin útil a mi país. En enero de 1995 empecé a ejercer con mucha energía en el Hospital general de Bata. Muy rápidamente etiquetado de opositor, la represión se abatió sobre mí. La primera señal, que no vi venir, fue la persistente difusión entre mis pacientes de falsos rumores sobre mi probidad profesional; fui convocado a declarar ante los servicios de Seguridad sin saber lo que había hecho. En otra ocasión, mi salario (38.000 F CFA/mes = 57,92 €; sí, cincuenta y siete euros) fue retenido en 1996 por no haber votado a favor de Obiang Nguema en las elecciones presidenciales. Por la misma razón, fui echado una primera vez del hospital, antes de ser readmitido un par de meses después. De paso, mi esposa fue también despedida del puesto de secretaria bilingüe que estaba ocupando en una empresa privada. La segunda vez que me echan del hospital, en 1999, fue la definitiva, por opositor, en un país con grave penuria de médicos normalmente instruidos. Desde entonces me las arreglo en libre ejercicio. Tuve que generar una actividad profesional propia creando un pequeño centro médico bastante concurrido, que dirijo hasta hoy y que el régimen siempre ha querido cerrar. Me encontré desahuciado sin previo aviso en octubre 2001, debiendo encontrar con urgencia un alojamiento de fortuna con toda mi familia. Más tarde, aquellos que me ofrecieron alquiler eran intimidados y se retractaban. Sufrí bastante para encontrar un alojamiento estable en Bata. El propietario del edificio que alquilaba para mi actividad se encontró brutalmente en la cárcel, sin motivo aparente: debía echarme para que lo dejaran libre. Compré una parcela de terreno en un barrio de Bata, que vallé, y en la que tenía ya construida una casa de madera nueva y una obra con material permanente en curso. El propio Obiang decidió extender su palacio de unos cuatro kilómetros, hasta donde estaba mi parcela, y se la quedó, sin compensación, así de simple: quia nominor leo. No contento con este insoportable acoso, y para privarme de mi herramienta profesional, fui groseramente acusado en 2012 de mutilar a una paciente fallecida durante una intervención quirúrgica, enviado a la cárcel durante cuatro largos meses, condenado al cierre de mi establecimiento y a no ejercer mi profesión. De no ser por algunas reacciones persuasivas, estaría hoy vendiendo panecillos en la calle.

Con el transcurso de los años, mi familia había crecido, estaba arraigada y mi entusiasmo inicial se había volatilizado, mientras esperaba la siguiente embestida del régimen de Obiang Nguema. Cuando ocasionalmente viajo a Francia, vuelvo a vivir momentos apacibles, mis compañeros me acogen con alegría y me ofrecen comodidades: son profesores de universidad (en Guinea me rechazan porque soy opositor), grandes investigadores, tienen vida estable, programada. Yo pude perfectamente haber preferido la misma vida allá.

¿Tiene sentido, pues, que uno vuelva a su país para vivir estas peripecias, exponiendo a veces su vida? La respuesta lógica, después de un análisis sereno, sería no. Eso explica que muchos guineanos opten por quedarse a vivir en el extranjero. Es uno de los principales factores explicativos y justificativos de la fuga de cerebros de Guinea Ecuatorial; la gente prefiere quedarse a vivir donde su formación es valorada y puede llevar una vida “normal”. Pero es también, precisamente, lo que persigue Obiang, para que no le hagan sombra mientras lleva tranquilamente a cabo sus lucrativos negocios en Guinea Ecuatorial.

¿Qué porcentaje de guineanos formados se queda en el extranjero? Este dato depende de muchos factores: de qué época se trate, del grado de apego del interesado a su país, del país formador, de los estudios realizados, etc. Pero todos los factores confundidos, se puede estimar que este porcentaje ronda por encima de los 50% desde que el país es independiente, coincidiendo con el inicio de las dictaduras.

Vamos a tomar un ejemplo que conozco bien: el mío. Salí de Guinea en 1980 con otros 14 compañeros para estudiar en Francia. Solo uno regresará a Guinea sin haber conseguido hacer estudios universitarios. De los quince:
  • 8 regresaron a Guinea. Dos han fallecido, uno de ellos de miseria; era ingeniero técnico formado en el Instituto Universitario de Tecnología de Toulouse. Seis vivimos hoy en el país. De estos, uno es familiar de la familia dirigente, 2 colaboran activamente con el régimen (tienen altas responsabilidades) y los otros 3 se las arreglan. De estos últimos, dos son doctores (los únicos del grupo), uno de los cuales se graduó en la Sorbona de París: un valor totalmente infrautilizado.
  • 7 se quedaron fuera de Guinea. Uno falleció. Los otros seis se desenvuelven hoy en el extranjero. Uno de ellos intentó retornar a Guinea, pero la presión sobre él fue tan tenaz que se resolvió a regresar al exilio: es periodista.
Las promociones siguientes a la nuestra presentan características similares.

Guinea Ecuatorial es un país básicamente rico, que hubiera podido ampliamente tenerlo todo si sus dirigentes lo hubiesen deseado. Esta riqueza ha hecho la desgracia del país: por poseerla indefinidamente y a unos niveles innecesariamente elevados, el Señor Obiang y familia han erigido un régimen extraordinariamente represor, impresentable, corrupto y corruptor. El país vive sumergido en un desorden de corrupción nepotista, de falta de valores y de retorno al primitivismo con el resurgimiento de rituales macabros y ensalzamiento de la brujería.

De entre los profesionales que retornan al país, en nuestro caso concreto, los hay que, por miedo, ansias de poder, oportunismo circunstancial, intereses familiares, políticos o económicos, creen necesario someterse y adherirse a estas prácticas. Entonces se convierten en peligrosos colaboradores del régimen, abierta o subrepticiamente, con consecuencias perniciosas para el país. Estos retornaron sin convicciones firmes o con intereses calculados.

Otros, por el contrario, privilegian los valores humanos, la probidad de la formación recibida, la honestidad, la rectitud, la justicia, y entonces, se convierten automáticamente en los “enemigos de la patria con nefastas ideas importadas”. Si quieren vivir en Guinea Ecuatorial, deben prepararse a sufrir. Estos son los que van a levantar conciencias, en detrimento de su porvenir personal y familiar. Para eso han retornado a su país y permanecido en él a pesar de la adversidad.

Con esta nota, quiero saludar el coraje y el valor de Alfredo Okenve y de Enrique Asumu, animarles y expresarles todo mi apoyo moral y mi solidaridad. Con su firmeza y perseverancia frente a la dictadura, levantaremos más conciencias en el país. Con esto y la actividad que ejercemos a pesar del régimen, habremos capitalizado nuestro retorno al país.

Wenceslao Mansogo Alo es
Doctor de Estado en Medicina por la Universidad Jean Monnet de Saint-Etienne, Francia
Especializado en Ginecología, Obstetricia y Medicina de la Reproducción
Diplomado universitario de Medicina Tropical
Máster en Ciencias Biológicas y Médicas en Estadística, Informática y Epidemiología

jeudi 1 mars 2018

PETICION DE FONDOS PARA APOYO AL
CENTRO MÉDICO "ESPOIR" DE BATA

Iniciativa promovida por la ONG "Artistes en Action"

 Para hacer una donación, entre, por favor, en el siguiente enlace:

https://www.helloasso.com/associations/artistes-en-action/collectes/clinique-espoir


Gracias por compartir.

Texto en Español e Inglés aquí abajo:



Clínica Espoir
Hacer una donación
Plataforma de pago 100% segura
Toutes les informations bancaires pour traiter ce paiement sont totalement sécurisées. Grâce au cryptage SSL de vos données bancaires, vous êtes assurés de la fiabilité de vos transactions sur HelloAsso.
Toda la información bancaria relativa a este pago es totalmente segura. Gracias al encriptado SSL de sus datos bancarios, usted está asegurado de la fiabilidad de sus transacciones por HelloAsso.
Donar 20 euros
Donar 50 euros
Donar 100 euros
Donar 150 euros
¿Es usted una empresa?
Conviértase en mecenas de nuestro proyecto y robustezca nuestra colecta de fondos aumentando las donaciones de los internautas!

Señalar la página
Atención sanitaria urgente y necesidad de matérial especializad

Presentación del proyecto
REDUCIR EL SUFRIMIENTO DE MUJERES, HOMBRES Y NIÑOS es el objetivo primordial que se han asignado todos los benévolos comprometidos con Artistes en Action. Porque el sufrimiento es intolerable cuando se ve, hoy día en nuestros países occidentales, lo accesibles que son los medios existentes.
Nuestros pacientes, ellos, viven en Guinea Ecuatorial, país bloqueado bajo el yugo, olvidado de todos, en una penuria de atenciones que un médico local, formado en Francia, decidió asumir.

Origen del proyecto
Conocimos al Doctor Mansogo cuando le reclutamos por consejo de la Cooperación francesa, cuando ésta nos confió en 1994 un programa de rehabilitación de un pabellón del hospital de Bata, 200.000 habitantes, 2ª ciudad del país.
Seducidos por su saber hacer y su determinación, al término de aquel programa, optamos por abrir juntos una pequeña estructura que permitiese el acceso sanitario a una población exangüe de recursos. Siendo el sector materno infantil uno de los más sensibles, hicimos de él nuestro principal objetivo: asegurar el seguimiento del embarazo, el manejo de los partos, la atención del recién nacido; pero también favorecer la medicina general y tropical con el azote del paludismo, la medicina pediátrica, las intervenciones quirúrgicas urgentes.
La clínica abrió sus puertas en 2001, funciona perfectamente en lo referente a su frecuentación y a su calidad atencional, pero al permanecer impagadas numerosas prestaciones, ella sobrevive por la movilización aquí en Francia de donantes fieles a este programa.
Hoy en día, el material se ha vuelto obsoleto y empiezan a faltar algunos elementos fundamentales. Del mismo modo hace falta un fondo de reaprovisionamiento en medicamentos pues el país está inundado de medicamentos falsos que se venden por las calles y los mercados, en carretillas, sin reacción alguna por parte de la autoridad sanitaria.

¿Para qué servirá el dinero colectado?
Necesitamos recaudar 10.000 euros para una urgencia absoluta ante pacientes actualmente prioritarios. Dicha colecta se traducirá a compras:
Fungibles, aparatos básicos (tensiómetros, termómetros, balanzas), desinfectantes, medicamentos, particularmente antálgicos.
Añadiremos aparatos de ayuda al diagnóstico: radiografía simple, electrocardiógrafo, respirador.

Nuestro equipo
 El Doctor Wenceslao MANSOGO citado más arriba, Jefe de la clínica, Médico obstetra, es la articulación inevitable de la vida de la clínica. Desde el punto de vista ético, eligió volver a su país, para su población, cuando llevaba viviendo desde 15 años en Francia con una carrera confortable.
Ha conseguido reunir en torno a él a un personal dispuesto a servir a los pacientes socialmente más vulnerables, y esto a pesar de un salario inferior al debido.
Para acompañarles, se ha unido a Artistes en Action quien promueve esta colecta para responder a necesidades URGENTES y VITALES.

--------------------------------------------------------------------------------------------



Artistes en Action
Please make a donation
Payment Platform 100% secure.

All banking information to process this payment is totally secure. Thanks to the SSL encryption of your banking data, you are assured of the reliability of your transactions on HelloAsso.

Donate 20 euros
Donate 50 euros
Donate 100 euros
Donate 150 euros

Are you a company?
Become a patron of our project and strengthen our collection of funds by increasing the donations of Internet users!
For more information
Point to the page

Urgent health care and specialized material needs
 Presentation of the project
REDUCING THE STRUGGLE OF WOMEN, MEN AND CHILDREN is the primary objective that all the benevolent engaged with Artistes in Action have assigned themselves. Suffering is excruciating when you see it, today in Western countries, we take for granted the accessibility of critical resources.
Our patients, live in Equatorial Guinea, a country blocked under oppression, forgotten of all, with a shortage of attention that a local doctor, trained in France, decided to assume.

Origin of the project
We met Doctor Mansogo when He was recruited by the French Cooperation in 1994 with a program of rehabilitation of a pavilion of the Bata’s hospital, 200,000 inhabitants, 2nd city of the country.
Seduced by his determination, at the end of that program, we opted to open together a small structure that would allow sanitary access to low income residents. Being child care one of our most sensitive issues, we made it our main objective: to ensure the follow-up of the pregnancy, the handling of births, the care of the newborn; but also battle general and tropical diseases like malaria, pediatric medicine, and urgent surgical interventions.
The clinic opened its doors in 2001, but because many benefits provided to people of low incomes remain unpaid, it survives by the mobilization here in France of donors loyal to this program.
Nowadays, the material has become obsolete and some fundamental accessories are beginning to be missing. In the same way, a replenishment fund is needed in medicines because the country is flooded with fake medicines that are sold in the streets, markets and wheelbarrows, without any response from the health authority.

What happens to the money collected?
We need to raise 10,000 euros in an absolute urgency to take care of   patients. Collection will be used for purchases:
Fungibles, basic devices (tensiometers, thermometers, scales), disinfectants, medicines, particularly analgesics.
We will add diagnostic aids: simple x-ray, electrocardiograph, respirators.

Our team
Dr. Wenceslao MANSOGO cited above, Head of the clinic, Obstetrician, is the inevitable articulation of the life of the clinic. He chose to return to his country, for his people, when he had been living in France for 15 years with a comfortable career, for his ethical views.
He has managed to gather around him a staff willing to serve the most socially vulnerable patients, and this, despite making a very little amount of money.
To accompany them, she has joined Artistes in Action who promotes this collection to respond to URGENT and VITAL needs.